Aneurismas viscerales y Aneurismas de aorta

Aneurisma significa dilatación de una arteria. La arteria enferma se va inflando poco a poco con el paso del tiempo como un globo hasta que finalmente se rompe, “estalla” y produce una hemorragia interna grave.

Si la arteria enferma es pequeña y riega un órgano concreto hablamos de Aneurismas Viscerales. Es decir aneurismas en una arteria del bazo, en una arteria del riñón, en una arteria del hígado etc. Estos aneurismas se tratan mediante embolización.

Si la arteria enferma es la gran Arteria Aorta entonces el problema es mayor.

Hay que diferenciar entre aneurisma de Aorta Ascendente, es decir el trozo de Aorta que sale directamente del corazón. Cuando el aneurisma ocurre en este segmento es necesaria la cirugía cardiaca a corazón abierto para resolverlo.

Cuando la parte afectada es la Aorta en el tórax o su porción mas baja, la Aorta en el abdomen, hablaremos de Aneurisma Torácico o Aneurisma Abdominal respectivamente.

El aneurisma torácico o abdominal no hay que intervenirlos de entrada salvo que alcancen un tamaño superior a 5 o 5,5 cm de diámetro. Lo normal es controlarlos con un angio TAC periódico y solo si crecen hay que operarlos.

Hoy en día el tratamiento de esta enfermedad mediante endoprótesis o stents que se introducen plegados desde la ingle y luego se expanden dentro del vaso son la norma en gran cantidad de ocasiones. Para ello es necesario un profundo conocimiento de la anatomía vascular y un importante manejo de los equipos de imagen medica con los que se guía esta intervención.